Reunión de inicio del proyecto LIFE REGROW en Mora (Toledo)

 
Primera reunión celebrada ayer en Mora del Proyecto Medioambiental LIFE+REGROW dotado de un presupuesto que asciende a 1.480.627 de euros que financia en un 60% la Unión Europea. En esta primera jornada de trabajo se explicó a los socios del proyecto los aspectos de gestión del Programa LIFE (normativa, gestión, justificación etc.) y se estableció el calendario de trabajo.
 
El Proyecto consiste en la recuperación de residuos de aceite de oliva abandonados en las balsas de alpechín de esta localidad olivarera, usando estrategias de recuperación biológica en un escenario económico circular. Un Proyecto que es realmente importante para resolver el problema relacionado con balsas de alpechín en desuso utilizadas en el pasado a consecuencia de la actividad del sector de producción de aceite de oliva
 
Además del Ayuntamiento de Mora que es el Coordinador del mismo, hay otros importantes socios implicados como son la Asociación Española de Municipios Olivareros (AEMO), la Universidad de Almería, la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) y la empresa gestora de residuos Gestión de Residuos Manchegos (GESREMAN).

 
Este Proyecto tiene como objetivo el desarrollo y aplicación de soluciones de bajo coste, incluyendo un plan de negocios ante la posibilidad de producir beneficios económicos y ambientales sobre la base de la economía circular en las zonas de producción de aceite de oliva en Europa, colaborando además a ayudar a preservar el paisaje del olivar.

D. Emilio Bravo indicó que como alcalde de Mora, el mayor productor de aceite de oliva de Castilla-La Mancha (España), “nuestro principal interés es la gestión ecológica del residuo almacenado y la restauración medioambiental de las balsas de nuestro municipio, pero también estamos especialmente interesados en la transferencia de los resultados y conocimientos que se adquieran para todo el sector olivarero, principalmente en otros municipios de España, Italia, Grecia y los países africanos del Mediterráneo, dando desde Mora una solución mundial y sostenible económica y ambientalmente a este problema”.


Proyecto sostenible

El proyecto consiste en la restauración ambiental de la zona mediante estrategias de recuperación biológicas nada agresivas ni contaminantes. La recuperación se basa en acelerar los procesos que espontáneamente ocurren en la naturaleza, analizando y reforzando los microorganismos que se encuentran en la zona, incrementando su tamaño y actividad, e incluso introduciendo otros microrganismos que colaboren con estos en la labor de limpieza natural de suelo contaminado.
 

Economía circular

El proyecto persigue además que el residuo sólido que se extraiga de las balsas sea analizado para darle una salida ecológica al mismo, como por ejemplo el compostaje para conseguir u producto que pueda ser utilizado como fertilizante, u otros técnicas y utilizaciones que pudiesen derivarse del trabajo de investigación de las universidades implicadas en el proyecto, todo ello para conseguir alcanzar una “economía circular”, una de las siete iniciativas emblemáticas que forman parte de la estrategia Europa 2020 que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador..
 
La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía,…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Se basa en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.
 

Mora referente mundial

La problemática de las charcas de alpechín  abandonadas no es exclusivo de esta localidad Toledana, ya que este era el residuo que se generaba en la producción de aceite de oliva hace décadas, por lo que la mayoría de municipios olivareros. Se calcula que solo en España hay más de 3000 balsas con esta problemática medioambiental, además de las que se encuentran en otros países europeos como Italia y Grecia, así como en países africanos del Mediterráneo que también tienen este problema y estarán pendientes de la evolución de este Proyecto moracho.